La renuncia

Ha llegado el día. Sobre el escritorio, junto con el café de cada mañana, le ha dejado su carta de renuncia en un sobre cerrado. No ha sido una decisión sencilla, pero su jefe, el ilustre investigador principal no le ha dejado alternativa. Una cosa era tolerar sus manías, y soportar ser tratada como la secretaria del grupo por ser la única mujer, y otra muy distinta perdonar la traición a su trabajo científico. Ella ha luchado demasiado, ha sacrificado demasiado para lograrlo. Aquel proyecto era su vida. Y él le había arrebatado todo, adjudicándose la autoría de la publicación.

Había sido ella quien por años había trabajado calladamente, día y noche,  investigando el efecto de aquella molécula de promisorios efectos terapéuticos, en el comportamiento de las ratas. Las había visto paralizarse, asfixiarse y morir. Había ajustado cuidadosamente la dosis. Había diseccionado decenas de animales, había rebanado finamente sus órganos, había pasado horas observando, midiendo, pesando, analizando. Su juventud se evaporó frente aquel mesón y cuando al fin lo había resuelto, su nombre había quedado enterrado entre un grupo de colaboradores

Desde su puesto de trabajo ella lo saluda mientras el atraviesa raudo el laboratorio y entra en la oficina. A través de los cristales lo ve quitarse la chaqueta y abrir su maletín. Observa pacientemente como finalmente se sienta y lo ve beber de la taza y abrir el sobre con su nombre. solo entonces mientras se quita la bata y recoge la caja con sus papeles. Sale apresurada del laboratorio, justo antes de que el investigador lea la postdata. «Estimado Dr.: Disfrute su café. Lo hice como le gusta. La dosis fue cuidadosamente ajustada. No busque el antídoto. Sólo la autora del estudio sabe donde está».

(Éste inédito relato breve, inspirado en la palabra » antídoto » fue originalmente escrito para un Concurso de Microcuentos de la Editorial La Pulga de España. Luego fue modificado para la publicación en mi blog).

Un comentario sobre “La renuncia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *